19 abril 2010

DIA CINCO (entre el sueño y la vigilia)



I
“2340…uh….no se si voy a decir que si .... ¿y qué vamos a hacer?....”
Hablas en sueños
sólo tu entiendes los mensajes
tu mano empuña una flor de papel que cura la humedad,
por tus venas una lucha se anuncia
“Déjalo allá….atado de flores….”

Me pregunto si yo hablo cuando estoy dormido
recuerdo que la abuela lo hacía
a veces tenía los ojos abiertos
eso me daba miedo

“¿Cerraste la ventana?....”
¿es acaso el sueño un bocadillo de la vida real o
es la vida real el bocadillo del sueño?
“me pesa mucho, pero no se……¿ya llegó la ambulancia?….”
Tus ojos palpitan, se te acelera el pulso
estás incómoda, tratas de dar una vuelta pero encuentras
la barrera de un cuerpo que no te hace caso
te despiertas de golpe y me dices…
“Soñé que estaba fumando…y me pregunté…
¿qué estoy haciendo?”



II
“A orillitas del canal, cuando llega la mañana……”
la voz de la negra Sosa invade mi mente
no se si es la tristeza retórica de las gotas de lluvia detenidas
en la ventana del hospital
o es que tu rostro me recuerda al rostro de la abuela
ella adoraba esa canción.
Tu mano bate el pañuelo en el aire,
quiero pensar que en este exacto momento
ambos estamos tarareando la misma canción
“…donde iremos a parar, si se apaga Balderrama”.


III
…..
……..
“¿llamaron?.....”
……………
………
“…y ayer dejaron una canción…..”
…………………
….
“…voy a hacer unas…………”


IV
“Las manos de mi madre son como pájaros en el aire….”
Tus manos hinchadas se levantan de la cama
haciendo figuras en el aire
la servilleta de papel que estrujabas sale volando
una tos…un gesto de dolor…otra tos….
me acerco con otra servilleta a tu boca
humedezco tu frente con colonia
balbuceas … “ … me hizo tanto daño…..”
una pausa de aire

( s i l e n c i o t o t a l p o r u n i n s t a n t e )

las manos vuelan hasta tu rostro
“me hizo…” (ahora bajan hasta tu pecho)
“…tanto daño…” (una sonrisa)
algo parece no conectar, vuelves a sonreír
“…¿y qué le vamos a hacer?”
no entiendo nada
de nada.




Adrián, Madrid, 16 Abril 2010
y gracias por los versos prestados de Manuel J. Castilla y Peteco Carbajal (grandes)

2 comentarios:

  1. Anónimo4/19/2010

    Gracias Adrian,

    Tus escritos me traen muchos recuerdos de mi infancia con la abuela!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/20/2010

    lloro interminablemente... y solo espero que esto pase, tengo fe, mucha fe y me aferro a ella para que este momento pase... y solo sea un momento.

    ResponderEliminar