22 septiembre 2008

EL LIBRO DEL CUERPO 14 (el cuerpo recostado en un sillón juega con la piel de mil cebollas...)


El río hondo del cuerpo
te lleva por el camino secreto del sueño
uno sin fondo del que nadie ha regresado
uno que es mitad mito mitad realidad
uno que vive dentro de una cebolla
esperando que la descascares con la calma
que se merece.
(16 set)


Viaja la luna por el tiempo y el espacio
buscando su propio rostro
que un día vio en sueños.

(17 set)


¿Si despierto una mañana con polvo de estrellas en mis manos...será porque he viajado hasta ellas la noche anterior o porque el universo visita mi cama cada vez que sueño?
¿Si me despierto a jugar con los juguetes de mi infancia...será que he despertado dentro de un sueño que aun quiero conservar o es que mi cuerpo de niño me visita cada vez que le recuerdo?
(18 set)


-I- (soñar)
La caricia detenida en la piel del viento
como suave cáscara de cebolla...
tu cintura una serpiente invisible
que se enrosca sin parar en mis manos...
la luna sonriente mirando al perro
que le ladra sin parar...

-II- (despertar)
¿Es la mente la culpable de que a cada momento estemos inventando pretextos para seguir estornudando las alergias que hemos creado para seguir sintiéndonos más cerca de nuestros propios inventos ... o ... es sólo la acumulación de cáscaras de cebolla en nuestra cabeza que no quiere terminar de pelar sus agonías?
(19 set)


El otro día subí al volcán del Teide,
era un sueño claro, ya que nunca he estado allí,
encontré las piedras que Guayota* escupió en las puertas del infierno
me puse a jugar con ellas y descubrí
que podía cargarlas en mis brazos como si fueran de algodón
eran las piedras blandas que al salir del estómago del mundo
cerraron sus ojos rápidamente y se quedaron llenas de aire
y de vez en cuando abren un ojo para ver que pasa allá afuera
-aquí adentro-
y entonces pesan un poco más
como cuando pasamos por aquella esquina
y de repente llega a la mente
aquel recuerdo que creíamos haber extinguido de nuestra memoria
es la piedra liviana que abre los ojos y ahora
pesa un poco más.

* Guayota, divinidad demoníaca para los habitantes de Tenerife, donde está el Teide.
(20 set)


La belleza de lo inservible vive recostada
en las esquinas de lo inverosímil
y es lo inservible
aquello que por su belleza
no queremos aceptar.
(21 set)


El cuerpo viaja en su cáscara de papa
llena de ojos en los rincones donde se mezclan
el miedo de despertar convertido en flor
o pájaro
el cuerpo viaja al centro de un universo
que es raíz origen luz escondida en la cueva
queriendo ser luna nube y mariposa
el cuerpo se sorprende en su música interior
y sufre la agonía de su propia suavidad
el cuerpo se transforma en varios cuerpos
atravesando el fuego del tiempo
sin miedo a ser expulsado del paraíso
porque el cuerpo inventa el paraíso en cada abrazo
solitario en su piel de cebolla
el cuerpo estira las manos para alcanzar su grito
oh! cuerpo pequeño y dócil
descansa tus sombras en la cama de tierra
que nadie te puede arrebatar
que ya llega el agua para hacerte brotar
que ya llega el viento a sacarte de paseo.
(22 set)

1 comentario:

  1. (corpus hermeticus)
    ¿No son todos tiempos de cambio?
    ¿que no es cambiar volverse a ver de otra manera?
    ¿cambiamos para ser diferentes?
    ¿y siendo diferentes...no seguimos siendo los mismos?
    ¿y siendo los mismos...no te dan ganas de cambiar?

    Dicen que la vejez no es otra cosa que cambiar de gustos.

    ResponderEliminar