27 agosto 2008

EL LIBRO DEL CUERPO 12 –lo efímero y lo eterno-

Había una vez un cuerpo
no sabía de la existencia del tiempo
hasta que despertó al otro lado
donde pudo recordar lo que debía hacer
y así regresó
para hacerlo y eso se llama memoria
u olvido.
-17 agosto-



Había la misma vez otro cuerpo
ambos salieron a pasear y se perdieron en el tiempo
y a la mañana siguiente
eran tan sólo un montón de palabras
tratando de rehacer un poema hecho pedazos
e hicieron trampa jugando con las manecillas
de atrás para adelante
como quien echa azúcar al café
pensando que eso les devolverá
el dulzor de la ausencia.
-18 agosto-



-para Constantino Carvallo-
La poesía envolvía el cuerpo de la guerra
eran nubes rojas en forma de reyes
y calmaban el dolor que causaba anticipar la muerte.
Con tu mente construiste una escuela que llevamos dentro
con tus manos ayudaste a decidir los abrazos necesarios
y con los ojos dejaste abierta la puerta para pasar y servirnos
del alimento en tu mesa siempre servida de bienes.
Un día me prestaste "Memorias de Adriano"
nunca te lo devolví nunca me lo reclamaste
con sus páginas construí un castillo de aire
y viajé en el tiempo
ahora me voy a construir un castillo de arena
en la orilla del mundo o quizá una diosa de arena
en el filo del tiempo
o quizá una flor de arena en el borde tejido de las olas
y allí te devolveré los pétalos prestados de Marguerite
todo quedará en silencio por mil años
y el corazón abierto besara la luna en el centro del sol
para anunciar que has llegado
que otra vez estás aquí
transformado en libro nube pájaro y ola
en día de la semana y lápiz número dos
en el árbol de la entrada o la grieta en la pared
en la sonrisa amable de un desconocido y en
la voz conocida del viento.
-19 agosto-



El espejo del cuerpo es el escondite de las cicatrices
que el día dibuja con esmero
-20 agosto-



Si,
por fin lo he comprobado
el tiempo existe porque existen tus manos
y con ellas
has tocado y así penetrado en la materia del tiempo
que vive escondida en cada cosa.
No,
las palmeras no están volando
es la luz de la luna
que usa sus tijeras
para cortar el viento
que yo era un pez y mi sueño
lo que pasa más allá de la orilla.
-21 agosto-



La luna es el mejor invento de la noche
la noche es el mejor invento del humano
el humano es el mejor invento de la luna.
-22 agosto-



Te visita el cuerpo del silencio
con su enorme plumaje
sólo quiere acariciar el momento en que abras los ojos
y saldrá volando con el primer ruido de la mañana
como una palmera arrancada de raíz
por el incontrolable viento de las cosas
que creemos comprender.
-23 agosto-



Hoy he soñado con un hombre que era
mitad raíz mitad caracol
de su concha crecían alas
y en su pecho vivía un fósil con una mosca azul
que despertaba en este lado del mundo
convertida en flor
cuando sus ojos se abrían y por fin descubrían
que en mi dedo anular crece un caracol
y de mi costado surge una hoja con espinas
mi brazo izquierda se está convirtiendo en ala
y mi pierna en raíz
es hora de despertar o de salir volando.
-24 agosto-



La mente es un laberinto de gatos
que se arañan sin miedo
y si se desangran
disfrutando de cada gota.
La perfección es una flor
que inventas cada vez
que masticas con los ojos cerrados.
Late el pulso de la tierra
y los visitantes de esa orilla son
los amigos invisibles del tiempo
esos que corren detrás de las olas
para asegurarse de que salpican lo suficiente
mojen lo necesario
y se retiren a tiempo
para volver al postre de inmediato.
-25 agosto-


Los únicos que no le temen a la muerte
son las palmeras en el trópico y los amantes
que se miran a los ojos cuando hacen el amor
en las hamacas llevadas por el viento
ellos la viven en cada instante que el aire les regala
ellos se dejan llevar por el huracán de la vida diaria
ellos viven la muerte a cada instante.
-26 agosto-



(para la Dama de la Máscara,
reciente hallazgo Arqueológico en la Huaca Pucllana de Lima)
Justo ahora que un grupo de galaxias
choca al otro lado del universo
descubren tu cuerpo que fue enterrado hace mil trescientos años
nadie sabe lo que paso aquel día
te envolvieron trece veces con los finos tejidos
junto a otros dos cuerpos semejantes
y sacrificaron a un niño dejándolo a tus pies.
Las estrellas chocan entre si y se pulveriza el tiempo
viajando en forma de materia indescifrable.
Acaso el telar que encontraron era el mismo
con el que tejiste tu propia tumba
acaso el niño era tuyo y pasó algo
que la historia no quiere escribir ni el hombre comprender
acaso los otros cuerpos eran el motivo de tu muerte
o tus amantes o los testigos de algo que no se puede decir
porque conoces el secreto de la materia oscura
que viaja por cosmos para el desvelo humano.
Te colocaron una máscara para cubrir lo sucedido pero
alguien te está mirando en este instante y tu lo sabes
así como sabes el secreto
que está volviendo locos a los astrónomos porque
has vuelto a descifrar la luz de esas estrellas que mueren
frente a los ojos de aquel huaquero que no pudo
robarte collar de estrellas turquezas que llevas bajo el fardo
aquel que es la culpa o acaso el porqué después de tu muerte
se tallaron tantos círculos concéntricos en las piedras del sur
o acaso escapaste del gran entierro
como escapan las estrellas del ojo humano
con sus años luz de lentitud
y te metiste al mar abrazando a tu hijo
y convirtiéndose en las islas frente al templo
a la hora en que la luna los descubrió
o acaso nada de eso es
y sólo lo sabrá aquel que se coloque la máscara
que llevas puesta y por fin el universo tendrá sentido
y todo se oscurecerá
y no le tendrás más miedo a la muerte porque
ella es la ficción que inventas cada vez que apareces
con los ojos bien abiertos
y el corazón de imperceptibles latidos
que nunca terminan de morir y nadie se atreve
a escuchar porque temen acercarse a tu pecho.
-27 agosto-

1 comentario:

  1. Adrián, leo tus poemas y experimento aún más el choque fortíssimo que viví en Acapulco. Lo que has escrito me trae a la otra memoria(a la de ese Eros que no nos deja respirar),aquella mujer que, como su homónima bíblica (Salomé) me arrancó de repente la cabeza porque la amo y, además ,superó a la otra, porque a Ésta no le bastó con la cabeza ,se llevó también el corazón.¡ Bellas imágenes y palabras las tuyas Adrián!. Y dichoso tú que pudiste danzar con Salomé ,mientras una cabeza y un corazón rodaban a orillas del mar....

    ResponderEliminar