02 noviembre 2008

EL LIBRO DEL CUERPO 20 (la muerte siempre es un principio)



Flores anaranjadas
velas rojas y blancas
papel picado amarillo verde violeta
suspendido sobre las cabezas de los vivos
el humo de aquel sahumerio dibuja una silueta
si no soy yo quien es?

La fina lluvia de este día
me hace viajar hasta el principio
que huele a café con leche que sabe a pan dulce
nacer estirar los brazos dar un grito abrir los ojos y descubrir
flores azules velas verdes y negras papel picado blanco blanco blanco
si no soy yo quien es?

Un lejano lamento me recuerda una canción que no viene al caso
es tan bueno regresar a la casa de las abuelas
y encontrar mi colección de caracoles piedras huesitos de la suerte
boletos de autobús con escritos borrados por el tiempo
una casa hecha de plumas y hojas secas
si no soy yo quien es?

Por fin he terminado la mudanza
he abierto todas las cajas y encontrado todas las cosas perdidas
no sabía que tenia una mariposa de arena y una caracola de luz
parece que estuve a mas lugares de los que imagine y fui abrazado
por más gente de la que creí conocer
si no soy yo quien es?

Me subo a la alfombra voladora del viento
y apago las velas que alguien está tratando de prender
viajo en una gota de lluvia hasta aquel rostro y dejo que sus manos
la recojan y la lleven hasta el borde de sus labios
en donde por fin descubriré
si no soy yo quien es?

(1Noviembre 2008)



Ultima lectura del cuerpo

-I-
(corpus hermeticus)
¿No son todos tiempos de cambio?
¿que no es cambiar volverse a ver de otra manera?
¿cambiamos para ser diferentes?
¿y siendo diferentes...no seguimos siendo los mismos?
¿y siendo los mismos...no te dan ganas de cambiar?
¿y si la piedra se abrió y de ella salió el cambio
no es el cambio el fruto de la piedra que es la vida?
¿y es el cambio el culpable de que las cosas sean diferentes?
¿y no vamos a perdonar a los cambios por eso?
¿cuando terminarás de perdonarme?
¿acaso empezaste?

-II-
(corpus delicti)
La evidencia
el delicado cartílago que es saberse vivo
roto por la palabra el gesto la caricia el filo
de la incomprensión o por el golpe devastador
de haberlo comprendido todo
¿somos un árbol o el árbol es nosotros?
y al final lo que más importa
es la confusión.



-III-
(corpus "adictus")
Estuvo aquel hombre trabajando toda su vida
para tener todo lo que se supone debería tener
pero se olvidó de pensar
qué es lo que de verdad quería tener
y cuando lo tuvo en frente no lo reconoció porque
había demasiado que ver sentir tocar oler y abrazar
o quizá ya ciego de tanto buscar
sólo se dedicó a seguir coleccionando
los trozos de cielo que hay que tener
para llegar a las puertas del infierno
y que por falta de espacio le reubiquen
en el atiborrado cielo
o en el drive in del purgatorio donde cada día
le pasaran la misma aburrida película de su vida.



-IV-
(ars longa vita brevis)
Morir es recordar el nacimiento...
Vuelvo a sentir la energía blanca
con la que mi padre
envolvió en un jadeante abrazo a mi madre
ese color que ha vivido en mi mente por años
ahora despierta y viaja desde la cabeza hasta el corazón
creando un túnel de luz en donde por fin pierdo
los treinta y tres sentimientos de ira que me ataban a este mundo.
Vuelvo a sentir la energía roja
con la que mi madre envolvió a mi padre
en el más tierno abrazo que jamás nadie dio
ese color que ha vivido en mi vientre por años
ahora despierta y viaja desde mi ombligo hasta el corazón
creando la puesta de sol del cuerpo
donde por fin pierdo esos cuarenta sentimientos
de apego avaricia expectativas que me ataban a este mundo.
Juntos de nuevo mi madre y mi padre en mi cuerpo
me regalan el gozo y la calma
que me llevan hacia el gran túnel negro
donde pierdo siete sentimientos de ignorancia
que me ataban a este mundo.
Allí por fin destejo el intrincado punto
con que cosí la vida en un yo
y me veo tendido en el borde del universo
reinventando castillos de naipes cuadros de Kandinsky
caleidoscopios con cuentas de vidrios de colores
recogidos en las playas de mi infancia
recorto la vida en un papel
agujereo las esquinas y en el centro
dibujo el mandala que será mi almohada
en este sueño.



-V-
(habeas corpus)
Cuando yo vuelva
construiré una casa con palos recogidos del mar
bañados con las voces de todos los que dijeron algo apasionado
y lanzaron su alegría en forma de ola.
Cuando yo vuelva
escribiré un corazón de agua y deshilaré el fuego de la sangre
para abrazar el nuevo nido donde
con ruidos recogidos de las cuevas
arrullaré en secreto
las alas azules de la vida.



-VI-
(mantra)
Despertar es un color
el silencio un aroma
el abrazo un canto
que me colma
despertar es un color
el silencio un aroma
el abrazo un canto
que me colma
despertar es un color
el silencio un aroma
el abrazo un canto
que me colma...

(2 noviembre 2008, Día de los muertos)

1 comentario:

  1. Anonymous11/04/2008

    Te amo. Amo tu poema IV. El mantra me lo paso por todo el cuerpo.

    ResponderEliminar