23 abril 2012

Carta a mi Madre muerta




Madre, hace tiempo no te escribo… Recuerdo que a veces intercambiábamos correos hablando de viejas historias familiares, poesía, caminatas, recetas de cocina, mejor dicho, truquitos para conseguir un buen platillo ...

Es raro escribirte sabiendo que no me contestarás, pero mi conciencia científica se toma un descanso y regreso a la posibilidad de encontrarte en sueños y que allí me sigas narrando aquella historia que nunca terminaste de escribir, aquel paseo por la casa de Castelar que se quedó trunco cuando llegaste frente al limonero, aquella película que viste en la cinemateca y no me quisiste contar el final por si yo algún día… ya sabes, las cosas que estuvieron pasando y que no podíamos compartir porque un océano de palabras se puso a vivir en medio.

Quisiera saber que pasó con el viento que entraba por la ventana y movía la cortina delicadamente, dejando pasar la suave luz de la tarde, dibujando pequeñas sombras espectrales en las paredes. Sombras que se salían de su curso, se convertían en breves seres multiformes que se iban a vivir a los cuadros, los adornos, los platos, copas y cubiertos, sombras que bailaban frente a tus ojos haciéndote descubrir un mundo que sentías profundamente tuyo, y que tratabas de entender con palabras que aun no existen en los diccionarios, un mundo que quizá ahora ayudas a dibujar… quizá ahora ayudas a que vivamos en él. Sólo dime si existe tal, susúrramelo a la hora de cocinar o de dormir, allí estarán mis orejas, atentas al jaloncito.

De bebé creo recordar tus zapatos blancos, de tacón, cuando entrabas al jardín, me agarrabas y me hacías volar por el aire, aunque sé que eso me lo contó la abuela. De niño te recuerdo terminando de pintar los cuadros de mi padre, y también los de otros artistas de aquel tiempo. De adolescente, abrazándome junto a una enredadera de bugambilia, el día que te mostré mi primer poema. Te recuerdo tratando de no llorar cuando me fui a estudiar a la ciudad. Cuando te visitaba siempre me hacías milanesas o arroz con pollo. Y me encantaba recibir tus cartas en papel de rayas celestes, con tu letra redondeada. ¿Te acuerdas cuando te ayudaba a pintarte el cabello o cuando me llevaste a tomar mi primer milkshake?. Siento decirte que casi no tomo leche en estos días, pero el recuerdo es delicioso, aunque debo confesar que el mejor de todos los recuerdos es aquel abrazo que nos diste a mi hermano y a mi en una playa al norte del Perú, aun siento el latido de tu corazón mezclándose con las olas.

Antes de despedirme quiero agradecerte por incitarme a escribir ese poema del vino, se que ambos disfrutamos la alegría inspiradora de un Malbec, a ver si nos vemos pronto y nos tomamos una copa en el balcón y hablamos de los viejos tiempos.

Te adjunto un poema que estoy haciendo y no puedo encontrar final, es uno que semeja una carta y parece estar llena de recuerdos, pero en el fondo siento que es otra cosa. Quisiera que fuera un mensaje secreto, una piedra lanzada al vacío, una gota de agua sobre el cristal invisible de la memoria …  A ver si me ayudas a terminarlo, que seguro tienes una buena idea, como eso de moler el ajo con el tenedor y esconderlo bajo los trozos de pescado a la hora de hacer ceviche.

Un beso enorme, tu hijo Adrián.

(23 Abril 2012)


© poema-carta de adrián
© foto de verita (creo, que sino, quizá fue la abuela)

14 comentarios:

  1. Amigo Adrián, tu Jefecita no ha fallecido, poeta, simplemente emprendió un viaje muy largo al que no te invitó... El asunto es que, cuando te toque viajar, te reúnas con ella para siempre...

    ResponderEliminar
  2. APLAUDIBLE. DIGNO DE SER LEIDO.

    ResponderEliminar
  3. Querido Adrian...la foto, el abrazo, las miradas hacia adentro, ya son el poema, la carta el pensamiento. Abrazo para tí
    Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrian, casi siento tus recuerdos, son conmovedores, y cómo no serlos, María fue una mujer excepcional.
      Te quiere y te recuerda con cariño
      RosaF.

      Eliminar
  4. Adrian; es una carta bellisima con muchos recuerdos buenos,la foto esta preciosa, Uds. muy pequenos; lamentablemente el tiempo pasa tan rapido que todo queda en el pasado.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/12/2012

    Amigo estoy pasando por lo mismo. Mi madre nos dejo hace un mes. Parece que fue ayer.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9/27/2012

    Nada es mas triste q el dolor q se siente Al perder a una madre.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11/13/2012

    Tanbien yo eh perdido a mi Madre ase tres a?is y me parece q si fue ayer...... se por lo q estas pasando y solo animos no es facil pero tenemos q seguir nuestro Camino por el bien para q se cientan orgullosas nuestras mamitas donde kiera q se encuentren ....

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5/18/2013

    CON DEDICACION A MI AMIGA TERESA GUTIEFRREZ DE BALLADARES

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6/11/2013

    TE AMO COMO SIEMPRE MAMA AUNQUE YA NO ESTES AQUI; HACE UN AÑO TE FUISTE Y NO NO PUEDO SUPERARLO, TE EXTRAÑO DEMASIADO, VEN A MIS SUEÑOS PARA ABRAZARTE Y DARTE UN BESO

    ResponderEliminar
  10. Cesar Reyes Soto10/13/2013

    Conmovedor. El amor a la madre va mas allá de esté mundo, hasta la eternidad y mas allá ... Disculpen mi emotividad, voy a los brazos de mi madre y me echo a llorar .....

    ResponderEliminar
  11. me ha gustado leer esta carta. Tiene fuerza para contagiar emociones. Los que hemos perdido a nuestras madres, damos fe de ello.... Gracias

    ResponderEliminar